Ir al contenido principal

Entradas

Contra el sedentarismo cognitivo: El centinela

    Se podría debatir si esto de que "los nativos digitales, son la primera generación con menor coeficiente intelectual que sus padres" es más o menos cierto, pero la verdad es que todos los que andamos metidos en esto de la educación somos conscientes de que la tecnología no se está introduciendo dentro de las aulas con la prudencia ni el tacto que se debiera. Y fuera de las aulas lo mismo, así que las horas que los alumnos utilizan las pantallas diariamente desbordan cualquier recomendación. No solo estamos hablando de  la cantidad, sino también de la calidad de su uso, sobre todo con  la llegada de las Inteligencias Artificiales.  Eso es fácilmente comprobable en las aulas, solo tienes que proponerles cualquier cosa  para que te pidan, aunque tú sabes que son capaces de realizar correctamente la propuesta demandada, la ayuda de internet o de una aplicación para realizar la actividad. Cuando buscamos en nuestra memoria y nos encontramos en una especie de atasc
Entradas recientes

¿Libros o pantallas? mejor APRENDIZAJE ACTIVO

       Es evidente que quien no sepa manejar en unos años la inteligencia artificial y no tenga una competencia tecnológica adecuada podrá verse vetado en el mercado laboral, aunque con los tiempos que corren hacer previsiones sobre cómo avanzará nuestra sociedad resulta terriblemente delicado. Estamos ahora en la disyuntiva entre pantallas o libros de texto. Los defensores de las distintas opciones gritan sus argumentos a favor de sus protegidos, y ambos tienen mucha parte de razón, pero lo cierto es que el gran augurio sobre las maravillosas ventajas del uso de pantallas en las aulas está empezando a sufrir ciertos reveses, de tal forma que hasta los expertos en pantallas son los primeros que pretendan limitarlas a sus hijos. Los estudios empiezan a demostrar que la tecnología no es tan fantástica como se pensaba. Incluso algunos neurocientíficos se atreven (con argumentos de peso) a hablar de cretinos digitales . Eso va a llevar a que muchos sientan nostalgia de pizarra y libro y